PLAYLIST: Música para perderse (y luego, encontrarse)

0
261

Por Daniel Matarrita
@ritakiller07

Es extraño pensar en lo mucho que se romantiza el término “perderse” en algunos contextos. Perderse en la ciudad. Perderse en la naturaleza. Perderse en la música. Pero, ¿Por qué?

Los significados que tiene por sí sola una palabra tan sencilla como “perder”, es algo que uno toma por sentado, lo que hacía escribir este texto un poco más difícil de lo usual. Al darme un concepto tan extenso como “Perderse”, no sabía en qué enfocarme y por eso fue más fácil empezar por la música.

Es interesante crear una narrativa con trabajos de otras personas, pero es un reto que siempre me ha interesado manejar; y así fue. El playlist estaba listo, pero de nuevo, volvía a la pregunta: ¿En cuál significado me quiero enfocar?

 ***

Podría hablar de la música que me ayuda cuando me siento perdido. Cómo las voces de Matt Berninger de The National o Thom Yorke de Radiohead, me encuentran en esos momentos donde todo el mundo va mucho más rápido de lo normal, donde las noticias son pesimistas, los threads de Twitter son abrumadores y las vidas de todxs se ven mejores en Instagram.

O podría hablar de cómo a veces uno simplemente necesita desaparecer, o bueno, en este caso, perderse un poco. Llegar a sentir que uno está en otro planeta. Perderse en los tonos grises, en el sonido del viento en los árboles, en el pad controller al puro inicio de I Get Overwhelmed de Dark Rooms. Sin embargo, así como podemos empezar nuestro viaje en este lugar extraño. Eventualmente uno debe volver. Tal vez no de golpe, pero es bueno volver a encaminarse.

***

Podría hablar de la música que me ayudó cuando perdí a alguien. Es extraño el tema del duelo. Muchas personas en los últimos meses lo hemos sentido de alguna u otra forma, en un estilo diferente.

Sentir el vacío de alguien que ya no está es como me imagino al estar perdido en el espacio. Aquel lugar oscuro e infinito donde uno, sin importar con cuántas personas esté, se puede llegar a sentir más solo que nunca.

Una melancolía extraña. Una que solo puede ser acompañada de Weyes Blood, Beach House o Japanese Breakfast, pero una que nos puede llevar a un mejor lugar.

A casa.

***

Podría hablar de cómo parte de la romantización de perder o perderse es, en efecto, volver a encontrarse. A veces algo tan sencillo como encontrar la canción perfecta para el momento preciso puede ser exactamente el empujón que nos termine de ayudar a encontrar el camino de vuelta.

Tal vez puede ser la letra que se amolde a nuestra situación, como con la música nueva de The War on Drugs o Porter Robinson, o incluso no es necesario que tenga palabras; solo las melodías de Arcade Fire y Owen Pallett generan las mismas emociones.

O hablar de las dos caras de Sufjan Stevens y cómo nos puede encontrar en los peores y mejores momentos para ayudar a que todo mejore.

Sentir esa catarsis de volver a sentirse como uno, de aprender de los momentos oscuros y de apreciar todo el camino.

 ***

Durante esta época puedo estar seguro que muchos nos hemos sentido así, pero como cualquier buena mascota, la música nos encuentra en estos momentos para que todo mejore. Al menos por un momento.

Sin embargo, no puedo obviar la parte importante de cómo estas canciones se tienen que ver como un complemento de alguna ayuda profesional, así que para ayudarnos entre todos dejo un link con varias opciones de atención psicológica.

A final de cuentas, estamos para ayudarnos entre todos y si todavía están perdidos, ojalá logren reencontrarse pronto.

“You’re nearly there, keep going, keep going, keep going, keep going

It will all be okay in the end”


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí