​​Envejecimiento no es sinónimo de demencia

0
214

Por Mariella Alpízar
@agecliniccr

Si bien la edad es el principal factor riesgo para el desarrollo de un deterioro cognitivo o una demencia, esta patología NO es parte del proceso normal de envejecimiento.

El envejecimiento demográfico es el crecimiento progresivo de la población mayor a los 60 años. En la actualidad, la proporción de adultos mayores está aumentando más rápidamente que cualquier otro segmento poblacional en casi todos los países del mundo. Según la Organización Panamericana de la Salud, para el 2030,1 de cada 6 personas tendrá 60 años o más.

Así mismo la OMS declaró la década del 2020-2030 como la década del envejecimiento saludable, refiriéndose a este como un “proceso continuo de optimización de oportunidades para mantener y mejorar la salud física y mental, la independencia y la calidad de vida”.

Aquí hay algo clave, no hay salud física si no hay salud mental y viceversa, pero también es primordial cuidar nuestra salud cerebral, sí así mismo, debemos crear conciencia en la importancia de cuidar y proteger nuestro cerebro a lo largo de la vida.

Si bien la edad es el principal factor riesgo para el desarrollo de un deterioro cognitivo o una demencia, esta patología NO es parte del proceso normal de envejecimiento.

Pero ¿qué es la demencia y qué tan común es? La demencia es un síndrome clínico causado por una disfunción cerebral que implica la afectación progresiva de más de una función cognitiva, (dificultades a nivel de la memoria como los olvidos frecuentes, la atención, el lenguaje, la capacidad de realizar tareas orientadas a una meta, la capacidad de resolver problemas, entre otras) siendo este deterioro suficiente para afectar la funcionalidad y la vida cotidiana de la persona.

Según el último reporte de Alzheimer’s Disease International, cada 3 segundos, alguien en el mundo desarrolla una demencia. Actualmente hay 50 millones de personas que viven con demencia y se prevé que para el 2050 este número se triplique hasta alcanzar los 152 millones de personas. Siendo esto una condición que no solo afecta a la persona que vive con demencia, sino también a sus familiares y cuidadores.

Hoy en día, sabemos que es una enfermedad que por el momento no tiene cura; por eso debemos enfocarnos en trabajar en la prevención y el diagnostico temprano, lo que permitirá un mejor abordaje del tratamiento tanto a nivel farmacológico como terapéutico y por ende brindar una mejor calidad de vida para la persona.

La pregunta del millón ¿Que puedo hacer para cuidar y proteger mi cerebro a lo largo de la vida?

Expertos y científicos a nivel mundial han identificado ciertos factores de riesgo y factores de protección claves en la prevención de las demencias. Algunos de estos factores como la edad y la herencia no los podemos modificar, sin embargo, hay otros factores en los que sí podemos influir, sobre todo a través de hábitos de vida saludables.

Factores que influyen en nuestra salud cerebral:

    1. Ejercicio físico regular:  la OMS recomienda al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada. Así mismo la rutina aconsejada se divide en tres tipos de ejercicios: aeróbicos, equilibrio-balance y fuerza. El ejercicio físico ayuda a prevenir enfermedades, ayuda a manejar y controlar factores de riesgo cardiovasculares como los son la diabetes, el colesterol, hipertensión, obesidad, el estrés (“lo que hace bien al corazón, hace bien al cerebro”). Además, el ejercicio nos ayuda a generar nuevas conexiones cerebrales, mejora el estado de ánimo, nos brinda bienestar, aumenta el flujo sanguíneo en el cerebro promoviendo un mejor rendimiento de algunas funciones cognitivas como la toma de decisiones y la capacidad de aprender.
    1. Vida social activa: es un factor de protección cerebral, somos seres sociales y es una necesidad del ser humano establecer vínculos profundos y evitar aislarse.
    1. Retar nuestro cerebro todos los días, aprender algo nuevo, mantener el cerebro activo hasta el último día de nuestra vida.
    1. Alimentación saludable: “sea el alimento tu medicina y la medicina tu alimento” Hipócrates. Expertos recomiendan alimentación sana baja en grasas saturadas y azúcar, eliminar alimentos procesados, alta en Omega 3, frutas, vegetales, granos enteros, semillas y proteína magra. Importante incluir alimentos que contengan vitaminas del complejo B6, B9, B12 y antioxidantes vitamina E, C y carotenos (amarillo/naranja). Así mismo, es esencial una hidratación adecuada.
    1. Sueño adecuado: la cantidad y calidad de sueño cambia a lo largo de la vida. Sin embargo, los hábitos de sueño van a ser fundamentales, una rutina de sueño, exposición a luz solar durante el día, ejercicio físico regular, limitar uso de electrónicos sobre todo antes de acostarse. Durante el sueño, se consolida la memoria, se regula actividad hormonal y la respuesta inmune, la falta de sueño aumenta la inflamación cerebral.
    1. Ejercer el voluntariado: se activa sistema de recompensa altruista, dar sin esperar nada a cambio, nos brinda sensación de bienestar.
    1. Es muy importante tener un propósito a lo largo de la vida.
    1. Cuidar nuestra salud mental: manejar el estrés a través del ejercicio físico y diversas técnicas como la respiración, la meditación y la psicoterapia. La depresión también es un factor de riesgo para el desarrollo de una demencia por eso la importancia de velar por nuestra salud mental y acudir a un profesional, especialista en salud mental.

Recuerden que un cerebro saludable no depende de la “suerte”, debemos promover los hábitos de vida saludables desde la concepción y a lo largo de la vida. ¡Nunca es tarde para empezar! 

Nuestro cerebro nunca se jubila, debemos siempre mantener un cerebro activo y buscar un propósito a lo largo de nuestra vida.


Soy Mariella Alpízar, Neuropsicóloga, con formación y experiencia de trabajo con población adulta y adulta mayor, especialista en demencias y Alzheimer.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicogeriatría y Asociación Costarricense de Alzheimer y otras Demencias Asociadas. Co-fundadora de Age Clinic CR.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí