Elías Goizueta y su millón de proyectos

0
310

Por Arturo Pardo

“He mejorado un montón. A los 2 años hacía figuras de palitos, todo mal… pero ahora le dibujo la nariz, los detalles. Pero antes quería dibujar para mejorar, pero ahora solo los hago por diversión”

Con apenas 8 años Elías ya ha dibujado una serie de imágenes que retratan la evolución, yendo desde la célula hasta los seres más avanzados: los robots. También creó a un peligroso escuadrón de ninjas llamado Los Elegidos Ninjitsu y retrató la carrera entera de una banda musical ficticia: White Thunder.

“Dibujar es mi forma para recordar”, dice en una entrevista vía Zoom en la cual le preguntamos más sobre los descriptivos de las imágenes que acompañan este y otros textos para nuestra edición del Día del niño.

Su técnica es muy sencilla: toma un lápiz grafito y empieza a registrar todas las imágenes que pasan por su cabeza. Quizá al final se plasmen de manera estática, pero Elías las visualiza de manera más elaborada:

“Me gusta la parte en la que estoy imaginando el dibujo. En la mente se me hace toda una animación. Me lo imagino en color, con movimientos, acciones…”

Las ve avanzando en el tiempo entonces, por ejemplo, conforme sus personajes envejecen, Elías les hace dibujos para cada etapa. Así, el músico joven de una banda incipiente, en otra imagen ya tiene un poco de barba, mientras que, para una tercera o cuarta imagen, ya esa barba está creciendo, señal de su experiencia acumulada.

Cuando le preguntamos sobre su técnica para mantener el orden con tantas ideas simultáneas asegura que, cuando entra en un proyecto, se concentra. Luego cada una de esas iniciativas se va guardando en una gaveta donde mantiene todo su archivo personal.

En ese mundo de Elías se incluyen proyectos propios y colaborativos, por aquellos que ha hecho a medias con sus compañeros o con su familia. Todas esas historias no necesariamente comparten universo ni carpetas, pero sí gaveta. “Como estoy muy consciente de cuál proyecto es, sé dónde está”, dice.

Entonces le preguntamos de dónde se inspira, a lo que responde que toma insumos tanto de la televisión como de conversaciones. Así ha creado Power Rangers con trajes alternativos, ha dibujado a los Avengers, retrató al sistema solar o se le ocurrió crear a Willy, a quien describe como un vagabundo que “nada más anda por ahí”.

Todavía es muy temprano para saber si va a querer seguir dibujando por el resto de su vida. Eso no le estresa en este momento. Por ahora dice estar satisfecho de haber mejorado como dibujante: “He mejorado un montón. A los 2 años hacía figuras de palitos, todo mal… pero ahora le dibujo la nariz, los detalles. Pero antes quería dibujar para mejorar, pero ahora solo los hago por diversión”.

Con eso presente cierra haciendo una recomendación para otros niños o niñas que quieran dibujar: “Hagan lo que les gusta más en el mundo porque así pueden vivir una vida feliz”.

Elías Goizueta. Foto por Mariam Woching

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí