Tengo una planta nueva ¿Qué hago?

0
585

No cambiés a tus plantas cada dos días de lugar. Si a tu planta le gustó el lugar donde la pusiste DEJALA AHÍ, hacelo solo si las condiciones de luz cambiaron o si está enferma. 

Tenés planta nueva ¡que emoción!, ya sea porque te regalaron un hijito, leíste el Manual de instrucciones para ir al vivero  y la adoptaste, cumpliste años o te pasaste de casa y te regalaron muchas matitas.

Sea cual sea el motivo, traer una nueva planta a la casa tiene algunos trucos importantes que te comparto para que no cometás los mismos errores que yo cometí como plantlover primeriza.

Primer error: Juntarla con las demás desde el primer día.

Colocarla junto a tus otras plantas sin revisar si está sana podría implicar meter plaga a tu casa. Ahí comienza la “Cochinilla Nightmare”.

Antes de colocarla junto a tu colección de plantas, tenés que revisarla todita: las hojas como las Chiky, por arriba y por abajo, tallos, axilas, raíces y sustrato. Es indispensable hacerle un escrutinio para buscar signos de plagas o presencia de hongos, bacterias o virus.

Ninguna parte de la plata debe tener cositas blancas, protuberancias cafés, puntitos amarillos, blancos o negros en las hojas.

PLANTCARE PRO TIP

La mejor práctica es poner tu planta nueva en “cuarentena” por 5 días y revisarla nuevamente antes de incluirla en tu colección.

La vida y el bienestar de la planta deben estar por encima de la estética y la decoración. De lo contrario en pocos días la planta comenzará a dar síntomas de enfermedad. En el Manual de instrucciones para ir al vivero, hablamos más en profundo sobre este tema.

Las plantas del vivero vienen acostumbradas a un tipo de luz específica, entonces, si la colocás al pleno sol, se te puede quemar; si la colocás en un espacio sin ingreso de luz natural, dejará de hacer fotosíntesis. Necesitan adaptarse poco a poco de donde ellas estaban acostumbradas a su nueva casa. Cada una tiene una necesidad particular de luz, humedad, ventilación. No es dónde se vea más bonita, es donde ella tenga mejores condiciones para adaptarse y dar lo mejor de sí.

Luego de la cuarentena buscale un espacio en tu casa que se adapte a sus necesidades y observala por 15 días para determinar si logró adaptarse con éxito a ese espacio o si tenés que buscarle una segunda opción. A veces algunos ejemplares tienen muy marcada su personalidad, o “Plantinalidad” (aclaro que esto es una palabra inventadísima), y simplemente el spot no le gusta, incluso puede ser que no le guste estar cerca de otra planta.

PLANTCARE PRO TIP

No cambiés a tus plantas cada dos días de lugar. Si a tu planta le gustó el lugar donde la pusiste DEJALA AHÍ, hacelo solo si las condiciones de luz cambiaron o si está enferma.

 

Tercer error: Regarla el día que la llevamos a la casa. 

La causa número uno de muerte en plantas es el sobre riego. La planta inicia con síntomas de pudrición de raíz y lo que hacemos es ponerle más agua. Básicamente la estamos ahogando. Las plantas recién llegadas del vivero vienen con suficiente humedad en el sustrato y no necesitan riego inmediato. Incluso a veces necesitan el primer riego hasta una semana o 10 días después.

PLANTCARE PRO TIP

El pincho de madera al sustrato como si fuera un queque en el horno, nos ayuda a percibir si a nivel de raíz, el sustrato está húmedo y no necesita riego. ¿Sale limpio el pincho? El queque está listo y la planta está lista para regarse. ¿Sale húmedo? El queque está crudo, necesita un rato más al horno y la planta unos días más sin riego.

Tenés que considerar que, según el género, la especie e incluso la variedad, tienen necesidades distintas de humedad en el sustrato, lo que nos lleva al cuarto error.

Cuarto error: Desconocer las necesidades de tu planta.

Si planificaste tu compra, seguramente ya sabés lo básico sobre tu planta. Pero si es un regalo y no conoces nada, lo más importante es asegurarte de tener el nombre botánico de la matita.

En cada país el nombre común de las plantas varía según la cultura popular. Una planta “Tortuga” en Costa Rica es otra especie totalmente distinta en España y en Argentina, así que si buscas en internet “Cuidados Planta Tortuga” te van a salir resultados bastante “random”.

Lo mejor es que siempre preguntés el nombre botánico que consta normalmente de dos palabras en latín correspondientes al género y especie y con bonus si se te pueden decir la variedad. Por ejemplo, la famosa tortuguita en Costa Rica es una Alocasia clypeolata.

Conocer el nombre científico te permitirá buscar información básica de la planta para conocer sus necesidades en cuanto a tipo de luz que requiere, cantidad de humedad en el sustrato, tipo de sustrato, frecuencia de nutrición y poda.

También podés preguntarme enviándome la foto por Instagram @plantcarecr ante las dudas.

Quinto error: Cambiarla de maceta.

No caigás en la tentación de trasplantar en el vivero o no más llegando a la casa.

Tu planta está pasando por mucho estrés. Se está mudando de casa y vos querés además “deschingarla” y ponerle zapatos nuevos y de tacón.  

¿Se va a morir la planta si la trasplanto? Posiblemente no, pero la vas a hacer pasar por estrés innecesario, se puede apachurrar y en 15 días ya no tenés la planta divina que te regalaron o adoptaste en el vivero. La recomendación es que cambiés de maceta solamente cuando sea necesario, porque la planta ya no cabe incluso a los 6 meses de haber llegado a tu casa.

Otra razón importante para no trasplantarla apenas llega a casa es que no conocés el estado de las raíces. Especialmente las plantas de supermercado, o de gran ferretería, están recién plantadas de un hijuelo o por estaca y podría ser que las raíces estén apenas desarrollándose. Ahora, si las raíces están saliéndose por todos lados, dale 15 días de adaptación y la cambiás. Queda pendiente que hablemos largo y tendido sobre el tipo de maceta que deberías utilizar.

PLANT CARE PRO TIP

Si no te gusta la maceta en la que viene la planta y se ve muy fea, buscá un portamacetas que le quede lindo, la ponés adentro y problema resuelto.

Sexto error: Fertilizar la planta en el primer mes.

Podemos sumar en este apartado: usar abrillantador de hojas y ponerle cuanta cosa te dijeron que era bueno para planta todo al mismo tiempo.

En los viveros las plantas son fertilizadas con frecuencia, la mayoría utilizan fertilizantes químicos y tu planta está acostumbrada a quién sabe qué. Entonces, ante las dudas es mejor abstenerse de utilizar ningún producto hasta que la planta esté bien en tu casa.

Te recomiendo que abonés tu planta al menos uno o dos meses después de haberla traído a casa, y no antes. Podés usar la frecuencia de la luna nueva y utilizar abono orgánico líquido como Lixiviado de Lombriz disuelto en el agua de riego.

El abrillantador de hojas no lo usés NUNCA, las hojas tienen su brillo natural y lo único que necesitan es estar libres de polvo. Un paño de microfibra limpio y seco hace perfectamente el trabajo. Los abrillantadores están hechos con aceites que obstruyen los poros (estomas) de las hojas.

Tampoco le pongás al inicio agua de banano, cáscara de huevo o cerveza en las hojas. Si le has puesto esto a tus plantas y te funciona, genial, experimentar en nuestras plantas es una excelente manera de aprender. Pero no lo hagás con tus matitas nuevas, primero dales chance a que se adapten.

Sétimo error: Tener altas expectativas sobre tu planta, pero caer en los 6 errores anteriores.

Describo una situación común: la traés del vivero con 5 flores y 4 botones por abrir. En los primeros días incluso abre dos de los botones y estás feliz. Luego de 2 semanas los botones nuevos comienzan a morir, se marchitan las flores y no rebrotan, tu planta comienza a botar hojas como loca y las nuevas hojas se ponen amarillas. Y pensás que es culpa de la planta no estar perfecta y divina.

Los primeros 15 días son vitales y seguir estos consejos puede aumentar la posibilidad de que tus plantas se adapten mejor a su nuevo hogar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí