PLAYLIST: Un playlist de guilty pleasures

0
207

Por José María Alfaro
@jose.maria.alfaro

Hay canciones que son escritas y producidas para pegarse en lo más profundo de nuestro subconsciente, algunas veces contra nuestra propia voluntad. El asunto con muchas de estas canciones es que, si realmente las escuchamos, hay una razón por la cual nos enganchan de tal manera.

Todo este tema de los guilty pleasures es cuestión de perspectiva y percepción. ¿Qué define un guilty pleasure? La culpa es un sentimiento autoimpuesto o impuesto por los círculos sociales que nos rodean. Hay que hacerse la pregunta ¿qué me hace sentir culpable y por qué? ¿Disfrutar de algo mientras siente culpa lo hace peor o lo hace mejor? En la comida podría ser algo que es pecaminoso, pero no es tan saludable para el cuerpo, dormir hasta tarde y quedarse en pijamas todo el domingo, ver series completas de una sentada, dormirse en el cine, no ir a clases o al trabajo porque está haciendo un dia espectacular o tomar leche vegana directo de la caja.

Con la música es un poco diferente porque,  al final, lo que importa es escuchar lo que lo hace a uno sentir algo que disfrutamos en un preciso momento o simplemente acompañarnos en forma de soundtrack para esta película que llamamos vida. Entonces con la música, ¿cómo se define un guilty pleasure?

Quizás una de esas canciones que son pura azúcar para los oídos, hechas para pegar pero que igual son buenas. Una canción sin mucho contenido pero que nos hace movernos. Una canción que se considera “pola” pero que igual nos gusta. Tal vez una canción que nos marcó en la juventud y ahora ya no es considerada tan “cool” o simplemente canciones y artistas que no son tan compatibles con la música que uno escucha actualmente.

Hay canciones que son escritas y producidas para pegarse en lo más profundo de nuestro subconsciente, algunas veces contra nuestra propia voluntad. El asunto con muchas de estas canciones es que, si realmente las escuchamos, hay una razón por la cual nos enganchan de tal manera.

Sugar Sugar – The Archies

Empecemos con lo más azucarado que hay… Una canción tan empalagosa que su título no es solo Sugar, es Sugar Sugar. Los Archies eran una banda ficticia muchos años antes de que existiera Gorillaz. La banda nació como un dibujo animado y tuvo una serie de singles y álbumes exitosos acuñados a su nombre aunque la música era tocada y compuesta por musicos de sesion profesionales. En esta canción es imposible no deleitarse con la belleza de los arreglos, los coros, las camas de órganos y por supuesto una melodía que lo engancha inmediatamente.

I’m Only Sleeping – The Beatles

Esta canción no es un guilty pleasure por la calidad o reputación del artista, pues Los Beatles son una de mis bandas preferidas, pero incluimos la canción porque definitivamente dormir un poco más de lo debido siempre es uno de los mejores guilty pleasures que existen.

Please don’t spoil my day, I’m miles away and after all I’m only sleeping”.

Jolene – Dolly Parton

El country podría no ser el género más glamouroso, en especial cuando muchos de los artistas actuales se basan en historias de pick ups, asados y cervezas para sus canciones (aunque no suena mal para un guilty pleasure culinario). Aparte de este subgénero de la música country hay mucha música country muy buena y, dentro de esta categoría, está este tema que me encanta de la extravagante Dolly Parton. Una historia de amor, desamor y enfrentar los miedos. Es guilty pleasure porque muchos no se imaginarían escuchando y cantando a todo pulmón junto a una señora que parece nunca envejecer, vestida con un traje, sombrero y botas cowboy, full lentejuelas, y guitarra blanca escarchada incluida.

Fumemos un Cigarrillo – Piero1

Piero, nacido en Italia pero criado en Argentina, tiene una serie de éxitos quizás más conocidos que esta canción, específicamente  “Mi Viejo”. Tal vez si pensamos en esa canción no es el artista más “cool”, pero si uno ahonda en su persona, su figura y su catálogo se da cuenta de lo contrario. Es el mood que generan la voz, la belleza de los arreglos de guitarras y la letra lo que hace de esta una producción especial.

Café con Ron – La Sonora Dinamita

Los guilty pleasures vienen en todas las formas y tamaños. El café es tal vez más asociado con el desayuno o acompañado de algo de comer a media tarde. En esta canción de la Sonora Dinamita se encarga de ponerlo en otro contexto. Imposible quedarse sentado cuando suena este tema.

Lost in the Supermarket – The Clash

Aunque no es lo recomendado, muchas veces uno sale a la tienda por una cosa y vuelve con tres. “Stop buying dumb shit” dicen por ahí. The Clash es una de esas bandas que tienen tantas canciones y tan diferentes que  escoger o definirla por una sola. En este tema nos llevan de paseo y nos perdemos en el súper.

El Evangelio – Wganda Kenya

Esta es una canción que tiene una particularidad muy interesante. La primera mitad del tema me encanta y no dudaría de ponerlo en cualquier momento del día donde la idea sea la fiesta o mover el esqueleto pero, por alguna razón, al minuto 2:17 hay un cambio en el tema que por decirlo de alguna forma me desmotiva. No es que esa parte de la canción sea mala de hecho es igual de buena y se desborda el sabor Afro Caribeño de Wganda Kenya y también incluye la única parte cantada que es el título de la canción y es super pegajosa pero nada más no me gusta tanto como la primera parte.

Ella está con lágrimas en los ojos – Banana
Con la lluvia, volverá el amor – Banana
Nada – Juan y Junior

¿Qué se puede pensar de una agrupación que se llama Banana? Con ese nombre, de primera entrada, no suena como la banda más cool del mundo y la mayoría de sus producciones seguro que la gente las asocia con los karaokes, Sinfonola o algún playlist que fue grabado en cassette hace 50 años. El asunto con estas canciones es que, si uno las escucha bien, están super bien hechas y tiene arreglos que evocan bandas sesenteras como Tommy James & The Shondells, Mamas and the Papas y hasta Los Beatles. En esta misma categoría pero del otro lado del charco podríamos incluir un tema de Juan y Junior.

Say You’ll Be There – Spice Girls
Brand New Day – Sting w/ Stevie Wonder

Las Spice Girls debe ser un grupo que se menciona frecuentemente en listas de esta clasificación, o no sé si por las mismas razones, pero este track en específico tiene un estilo de producción  muy particular. Si uno quita las voces y el solo de armónica, que parece más salido de un track de Sting con Stevie Wonder (Brand New Day), y lo reemplaza por lírica y prosa pesada fácilmente podría pasar por un tema de G Funk o West Coast Hip Hop al mejor estilo de Dr. Dre o Snoop Dogg.

I’d Rather Go Blind – Beyonce
All I Could Do Was Cry – Beyonce
At Last – Beyonce

Difícilmente podríamos decir que una artista cuyo apodo es Queen B no está por lo alto de la cima del Pop. Beyonce es una de esas artistas de indiscutible talento y, aunque dedicarse a hacer buen pop no está mal, sí podría caer dentro de la categoría de los artistas que son impulsados y endulzados por la industria no solo en la parte musical sino también estética para alcanzar niveles de popularidad absolutamente ridículos. Coloco a Beyoncé dentro de mis guilty pleasures porque me encanta el material que grabó para la película Cadillac Records interpretando las canciones de Etta James y me hace pensar en las posibilidades y productos musicales que con ese talento podría producir si no se hubiera entregado completamente al Pop.

Heart Shaped World – Chris Isaak
Wrong To Love You – Chris Isaak
Wicked Game – Chirs Isaak
Heat of the Jungle – Chris Isaak

La pieza Wicked Game es una de esas canciones que se puede poner en la categoría de ultra quemadas porque suena mucho en todo lado, además, no se puede obviar el video en blanco y negro que es una pieza de cultura pop por sí mismo. Esta canción la pongo en la lista porque es un ejemplo increíble de cómo agarrar una idea de una canción y el proceso creativo y de producción que llevan esa idea en convertirse en un éxito mundial. La historia cuenta que se grabaron varias versiones y arreglos de la canción hasta que llegaron a la versión final que todos conocemos, que incluye loops de bajo y batería de versiones iniciales y luego se le agregó el gancho con la distintiva parte de guitarra. Otro aspecto interesante es que todo el disco, titulado Heart Shaped World, donde sale esta canción es buenisimo, es un estilo de música Country muy particular y en mi opinión funciona. De este disco me enamoré porque alguien me lo regaló en cassette en el momento indicado y estuvo girando en la casetera del carro por un par de meses en loop continuo.

La lista de “Guilty Pleasures” podría ser interminable pero entonces por esta vez vamos a cerrar el playlist con algunas canciones que tocan el tema de esos antojos y guilty pleasures comestibles. Al final la música toda tiene su lugar y su momento para el cual es buena. Lo que importa es disfrutarla.

Ice Cream Man – Tom Waits
Chocolate Jesus – Tom Waits
Chocolate Chip – Miles Davis
Lips Like Sugar – Echo and The Bunnymen
Sugar And honey – Roy Orbison
I Want a Little Sugar in my Bowl – Nina Simone
Coffee Grindin’ Blues – Lucille Bogan
Savoy Truffle – The Beatles
Lollipop – The Chordettes
Les Sucettes – Serge Gainsbourg


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí