Hay días

0
247

Por Yunita Sibaja

Hoy ya en libertad sigo escribiendo, y las compañeras que aún quedan allá también lo harán, porque la mejor herramientas para sentirse libre es un lápiz y un cuaderno a medio usar.

Hay días que despierto con tu nombre
entre mis sabanas
otros,
me pierdo entre la bruma de silencios,
esa costumbre de pretender olvidarte
cuando en realidad vivo día a día
entre mi soledad y tu carencia .

Dice Neruda en uno de sus poemas: escribo para que existas es el escribir, dar vida a un amor apasionado u otro muriendo en un hermoso poema, o hasta crear un cuento de un lagarto que desea ser amarillo, y porqué no, el de una niña que nació con los pies rojos”.

Algunos poemas duermen quietos en cuadernos sin ser terminados. No se ha podido encontrar ese cierre mágico” que debe tener, se guardan y en cualquier momento vendrá esa chispa que creará un inesperado final o, quizá, quedarán guardados para siempre, serán historias sin poder ser contadas.

Algunos son cortos, aún más son los que más me gustan, sencillos sin mucho adorno, aunque he leído poemas largos que admiro y conservo en mi retina.

Inicié a ser aprendiz de escritora estando privada de libertad en el CAI Vilma Curling Rivera. En la bitácora de viaje de mi vida tenía que marcar ruta por ahí, hay cosas que se deben vivir y punto , ahí me tope con un gran proyecto Taller, un grupo pequeño de mujeres que luchan día a día con el quehacer en un penal, con la soledad ,con el olvido, marcan sus historias de viaje escribiendo, soñando con la libertad pronta, taller de creación literaria, es un espacio para ser libres como bien lo dice su nombre .

Hoy ya en libertad sigo escribiendo, y las compañeras que aún quedan allá también lo harán, porque las mejores herramientas para sentirse libre son un lápiz y un cuaderno a medio usar gastado por el tiempo, con rayones, con manchas de borrones, con historias a medio contar.

Por donde se pase en la vida, siempre traerá cosas buenas, sigo siendo aprendiz de escritora, soy como esa bruja que enseñan los cuentos moviendo un caldero con un cucharón grande de madera, creando letras que, juntas, serán historias que contar. Ya han salido varios cuentos y algunos que otros poemas, por eso le invito que lo intente, tome un lápiz y vaya detrás de esas letras. Sin duda cuando menos se dé cuenta, ya estará creando algo hermoso.

Un reconocimiento a Carolina Urcuyo, a sus estudiantes del TCU de la Universidad de Costa Rica, que ayudan que el Taller de poesía del TCU DDHH y Comunicación siga siendo una realidad, gracias con todo el corazón.

Entonces escribamos para que existan, por ellos les comparto uno de mis poemas:

SOY

Soy
tiempo de siembra
tiempo de espera
cuando le siento pasear
por las sendas de mi destino
Soy
canto y verso
cálida noche de amor
cuando desnuda mis sueños
Soy
deseo y esperanza
pregunta y respuesta
al salir del sol
Soy
La que vuelve
de un largo viaje.


Nace en San José, Costa Rica el 16 de marzo 1959. Desde su infancia estuvo rodeada de libros, aprende a leer a los 5 años gracias a la guía de su mamá. Economista de profesión. Aunque escribió poesía en otras épocas de su vida , realmente incursiona en el mundo de la poesía cuando es privada de libertad y se incorpora al Taller  el CAI Vilma Curling Rivera, hoy ya en libertad sigue escribiendo. Aprendiz de poeta se describe a sí misma.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí