¿Qué implica el camino del cáñamo en Costa Rica?

0
852

Por Alejandra García
@alefromcostarica
@theupcollectiveco

Con una ley en marcha podremos ejecutar sin freno las investigaciones.

T H E  U P º C O L L E C T I V E es un equipo interdisciplinario de profesionales enfocados en el desarrollo sostenible de la industria de cannabis en Costa Rica liderado por dos mujeres. Desde el anuncio del avance del proyecto de ley 21.388, el 11 de noviembre del 2020, hemos atendido todo tipo de consultas enfocadas en legalizar el cultivo de cáñamo. Con esto,  pudimos confirmar que existe un gran desconocimiento sobre los beneficios de este cultivo para la salud humana y del planeta. 

Según reportajes de la prensa nacional, fue la Comisión Permanente Especial de Ambiente de la Asamblea Legislativa la que dio luz verde a la legalización del uso, producción, comercialización, industrialización e investigación científica del cáñamo, con fines alimenticios e industriales. Entre algunas variantes al texto original de la ley, destacaron que la regulación del cáñamo se igualó a cualquier otra actividad agrícola y disminuyeron el impuesto sobre las utilidades, pasando de un 5% a 1%.

Durante el 2021 han habido varios intentos para acelerar la aprobación del Poder Ejecutivo, pero el debate sobre la regulación de las dos especies de cannabis (cáñamo y “marihuana”, ambas medicinales) parece estar afectando el avance del país hacia una prosperidad más amigable con el ambiente.

La regulación de la especie con abundante porcentaje de contenido de la molécula Tetracannabidiol (THC) se ha tornado más complicada por sus implicaciones psicotrópicas, que la categorizan como un medicamento con estrictas indicaciones. Es necesario recalcar que el pasado diciembre la ONU reconoció al cannabis como una planta medicinal, sacándola de la lista de drogas peligrosas.

¿Es legal comercializar cáñamo en Costa Rica?

Hace años la comercialización del cáñamo existe en Costa Rica, tanto en esta década como en los tiempos de don José Figueres Ferrer, quien fabricaba sacos y cordeles, como compartió una revista local de noticias relacionadas al cannabis. Sin embargo, para los tiempos actuales una regulación es urgente.

Ya contamos con empresas locales e internacionales que importan alimentos y fibras para construcción, que se han desarrollado con éxito hasta el día de hoy, y vienen más; lo cual es preocupante ya que la población lo está consumiendo sin las consideraciones previas pertinentes que un experto en medicina cannabinoide podría ampliar. Primero necesitamos verificar que la calidad de lo importado sea veraz y para esto necesitamos laboratorios confiables y las herramientas adecuadas para validar las declaraciones de origen, o COO (por sus siglas en inglés).

Con una ley en marcha podremos ejecutar sin freno las investigaciones, así como las estrategias prácticas y eficientes para que todos puedan participar en esta industria de bienestar y sostenibilidad. Quienes quieran emprender y buscan una idea, aquí la tienen. Los pasos para iniciar son los mismos para cualquier otro tipo de negocio: Constitución de una figura pública, inscripción para el pago de impuestos, solicitudes de registro sanitario y patentes, etc. Marcas ya establecidas han durado años para lograr formalizarse, por lo que el camino lo facilitará una regulación consciente de los grandes beneficios que representa este cultivo (provee empleo, cura los suelos, es fuente de energías limpias, nos viste, garantiza una seguridad alimentaria, nos protege de altas temperaturas, de inundaciones, es la solución más factible para detener el calentamiento global, entre otros).

¿Qué hay que hacer para poder comercializar cáñamo?

Educarse: Entender los beneficios de todas las partes de la planta y compartirlos, para demandar calidad en todo lo relacionado al tema. Informarse desde ya sobre las técnicas de cultivo, los climas según la especie, sobre tecnologías de extracción. También sobre las maneras rápidas y confiables de medir los % de THC, cómo evitar que la humedad en las flores arruine la cosecha, ir adelantando los trámites y esperar la gran noticia de que el Gobierno aprobó la ley.

El proyecto incluye una comisión reguladora, que será guiada por el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el Ministerio de Salud, y estarán encargados de los controles de calidad y otorgamiento de licencias de cultivo. Confiaremos en esta autoridad para evitar lo que ha pasado en otros países: Condiciones solo alcanzables para grandes productores, que terminan absorbiendo granjas familiares de muchas generaciones.

Todas las personas, tanto físicas como jurídicas, van a poder adquirir licencias para cultivar cáñamo y solo se contemplarán los diferentes requisitos de constitución y administración”, recalcó acerca del proyecto de ley la abogada del equipo de TUºC, y que viene siendo la respuesta a una de las preguntas más frecuentes que recibimos: 

¿Quiénes podrán optar por estas licencias de cultivo? 

Entre la recopilación de los informes sobre la “pre-aprobación”, una parte de los ajustes al proyecto incluye la rebaja de los precios de las licencias, para que sean proporcionales al tamaño y la naturaleza de la actividad a realizar. Estas tendrían una vigencia de 6 años y podrán ser renovadas por un periodo igual.

Las licencias serán prohibidas solo para personas físicas con antecedentes penales y para funcionarios con cargos de decisión en los trámites (y sus parientes).

Existirán 2 tipos de licencias para la industrialización de la planta. Una para laboratorios y pequeñas industrias. Otra para las actividades de investigación: Personas físicas, jurídicas, universidades públicas y otros centros de investigación, nacionales o internacionales.

La misma licencia podrá utilizarse para vender cosméticos, fibras textiles, materiales de construcción, combustibles, entre otras aplicaciones del cáñamo que se especificarán en el texto final del proyecto.

El cáñamo por normativa internacional debe tener menos del 1 % de THC.

¿Podremos sembrar “cannabis medicinal”?

El texto de la ley afirma lo siguiente: “El cannabis medicinal, con alto THC, será exclusivo para la prevención y el tratamiento de enfermedades y el alivio de sus síntomas, previa receta del respectivo médico tratante y bajo su supervisión”. 

Te recomendamos “Oda al buen dormir

También especifica que esta limitante existe para garantizar el derecho fundamental a la salud de toda la población costarricense, siempre con rigurosos controles de calidad. 

Únicamente otorgarían licencias a organizaciones de productores agropecuarios, constituidas como centros agrícolas o de autogestión, o asociaciones de desarrollo indígena. Estas deberán seguir una lista diferente de requisitos, para garantizar el seguimiento y trazabilidad de toda la producción realizada en territorio nacional. El nuevo texto suma que se deberá registrar toda la producción, sus subproductos y derivados.  Y en caso de sobreproducción, se entregará el exceso al MAG para donarlo a la CCSS o UCR.

Los que votaron a favor, buscan que la CCSS incluya los medicamentos a base de cannabis en sus listas oficiales, para simplificar los trámites.

¿Con cuál apoyo se contará para cultivar cáñamo?

El artículo 50 de la ley menciona que el MAG brindará capacitación, asesoría y asistencia técnica a las organizaciones de personas agropecuarias autorizadas con el fin de promover la actividad agropecuaria orgánica.

Desde TUºC continuaremos atentas a las decisiones del país, brindando guías eficientes para integrarse con éxito a este mercado. Con la intención de sumarnos a las campañas educativas estamos organizando talleres enfocados en los beneficios para la salud de las mujeres y planeamos colaborar con fundaciones ambientalistas para promover una economía circular, consciente y con impacto social.


Profesional en mercadeo y negocios, apasionada del networking y amante del buen diseño. Co-fundadora de este proyecto colaborativo con el fin de promover el cultivo de cáñamo.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí