La rockstar de las plantas

0
227

Por Lou Guthrie
@sunisshining_cr

Las semillas de cáñamo tienen muchísimos usos que se pueden integrar a la dietas de muchas maneras.

El cáñamo es un cultivo controversial que ha sido demonizado y defendido durante por lo menos durante los últimos 80 años.

Su fama no es ninguna casualidad ya que prácticamente el 100% de su estructura biológica tiene alguna utilidad o una posibilidad de aprovechamiento. En la antigua China el cáñamo era venerado por sus propiedades curativas. En la conquista española se convirtió en un material indispensable para construir las velas más resistente que llevaran a la Niña, la Pinta y la Santa María a conquistar el Nuevo Mundo. En los años 70, se utilizaba como herramienta para la liberación mental y desobediencia civil. En nuestra actualidad, con un resurgir científico, médico e industrial, el cáñamo o “ganja” (como Bob Marley la llamaba) es una planta con un potencial sin precedentes para el beneficio de la humanidad.

A pesar de que su popularidad en los últimos 60 años le ha sido atribuida a su potencial psicoactivo, el cáñamo ha retomado su popularidad en los últimos años especialmente dentro del campo médico y el de la nutrición. Esto tiene relación con su potencial elevado en el combate de algunas enfermedades crónicas, como el cáncer, así como enfermedades neurológicas. Además, es un complemento importante en las deficiencias nutricionales actuales por las que la humanidad pasa, debido a la superpoblación y el bajo contenido nutricional que los monocultivos ofrecen a la población en general.

Su cultivo es resistente y de rápido crecimiento y tiene la capacidad de desarrollarse en muchas zonas alrededor del mundo.

Súper semilla

A pesar de los avances y descubrimientos científicos sobre un sinfín de beneficios que el cáñamo puede ofrecer al ser humano, aún quedan secuelas de aquella satanización que se le dio especialmente en los años 50 a nivel internacional.

Muchas personas todavía relacionan la cannabis con sus efectos psicoactivos, mientras que este es uno de sus menores atributos. Sin embargo, es importante tomar en consideración que hay varias especies de cannabis, las cuales tienen propiedades y beneficios diferentes.

En el caso de la semilla de cáñamo que encontramos en los supermercados, estas provienen de una especie de cannabis que contiene unos niveles casi nulos de THC (delta-9 tetrahidrocannabinol), que es la sustancia del cannabis que produce efectos psicoactivo. Esto quiere decir que, no importa cuantas semillas de cáñamo consumás, no hay forma en que te pongás a “volar”.

Por otro lado, las semillas de cáñamo se consumen sin cáscara y se utilizan en un sin fin de productos alimenticios. De los 20 aminoácidos conocidos, el cáñamo los ofrece todos, incluyendo los esenciales que el cuerpo no puede producir, conocidos como EAAs. Estos son requeridos por el cuerpo para numerosas funciones corporales, entre ellas la construcción de músculos, reparación y regeneración de tejidos, entre muchas otras funciones esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano.

Estas semillas de sabor almendroso son altas en aceites esenciales como Omega 3 y Omega 6, en una proporción ideal para el consumo humano (1:3). Dichos componentes ayudan a reducir la inflamación del cuerpo, mejoran la función cerebral y la presión sanguínea. También reducen el colesterol, lo cual contribuye a reducción de riesgos de enfermedades del corazón, así como dar más energía y a regular los niveles adecuados de peso corporal.

También las semillas de cáñamo son ricas en ácido gamma-linoleíco, o GLA, fibra, antioxidantes, hierro, zinc y cobre, así como en calcio, magnesio, potasio, caroteno, tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2), vitamina B6 y vitamina E, entre otros.

¿Cómo puedo introducirla en mi vida?

Las semillas de cáñamo tienen muchísimos usos que se pueden integrar a la dietas de muchas maneras. Son, además, inclusivas, pues son libres de gluten, se adapta a diferentes tipos de dietas, como la vegetariana, vegana, paleo y cetogénica. 

Se pueden agregar a las ensaladas, se pueden agregar como ingrediente base de una granola casera, como topping al yogur. Se pueden usar en la repostería, para hacer aderezos, spreads, leches vegetales o batidos, entre otros. Para cerrar, incluyo algunas recetas donde aparece como ingrediente.

Pesto con semillas de cáñamo

Apropiado para echárselo a la pasta, a un sánguche o a vegetales grillados.

Tiempo de preparación: 5 min.

Ingredientes

  •     2 tazas de albahaca
  •     ½ taza de semillas de cáñamo
  •     ¼ taza de queso vegano o queso parmesano
  •     ½ de taza de aceite de oliva
  •     1 diente de ajo
  •     ¼ cucharadita de sal marina

Instrucciones

  1.     Mezclar todos los ingredientes en un procesador o licuadora hasta que todo esté perfectamente mezclado.
  2.     Almacenar en un jarrón de vidrio en la refrigeradora hasta por dos semanas.

 

Hummus con semillas de cañamo

Ingredientes y utensilios

  •     Un robot de cocina
  •     2-3 tazas de garbanzos en conserva, bien lavados y colados
  •     1/2 taza de tahini (pasta de semillas de sésamo)
  •     1 limón, exprimido (cerca de 3 cucharadas)
  •     1 diente de ajo fresco, picado fino
  •     1/4 taza de cáñamo descascarado
  •     2-3 ramitas de perejil fresco, picado (opcional)
  •     Sal y pimienta
  •     Aceite de oliva o agua

Instrucciones

  1.     Introducir todos los ingredientes excepto el perejil, el aceite de oliva, la sal y la pimienta en el robot de cocina.
  2.     Batir hasta que esté fino, añadiendo lentamente agua o aceite de oliva para crear una textura cremosa.
  3.     El aceite de oliva hará que el humus tenga un sabor con más cuerpo; el agua da un resultado más ligero y bajo en grasa. Añada sal y pimienta y vuelva a mezclar, hasta que la condimentación sea de su agrado.
  4.     Pasar a una fuente de servir y decorar con perejil fresco. Servir con tortillas tostadas, verdura cruda o sobre una tostada.

 Te recomendamos «Receta: Leche de almendras»

Leche casera de semillas de cañamo. 

Ingredientes y utensilios

  •     Batidora
  •     160 gramos de semillas de cáñamo sin cáscara
  •     1 litro de agua
  •     Opcional: edulcorante natural como miel, estevia o sirope de arce
  •     Opcional: sal, extracto de vainilla, una pizca de canela

Instrucciones

  •     Mezclar las semillas de cáñamo sin cáscara y el agua en una licuadora durante 1 a 2 minutos
  •     Añadir agua hasta que alcance el espesor deseado
  •     Añadir los ingredientes opcionales
  •     Mezclar de nuevo
  •     Pasar la mezcla por el colador

Muesli de cáñamo casero. 

Ingredientes y utensilios

  •     Bol grande para mezclar
  •     Tarro de almacenamiento
  •     2 tazas decopos de avena
  •     1 taza desemillas de cáñamosin cáscara
  •     ¼ taza dealbaricoquessecos, sin semilla y picados
  •     ¼taza de pasas
  •     ½ taza de dátiles, sin hueso ypicados
  •     ½ taza desemillas de calabazacrudas
  •     3 – 4cucharadasde cocoralladoocoposde coco

Instrucciones

Mezclar todos los ingredientes y guárdalos en un frasco en el frigorífico. Consumir en un plazo de 2 – 3 semanas. 

Opcional

Añadir a la mezcla rodajas de plátano, manzana o frutas rojas, como fresas, cerezas o frambuesas, para desayunar de forma nutritiva.

Disfrutá el muesli con leche de cáñamo casera, leche de coco o de almendras.


Lou vanzky Guthrie. Co-Fundador SiS superfood, apasionado por el potencial humano y el poder de la naturaleza .


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí